Habilidades Creativas

Ser flexible es saber crear, explorar, generar, imaginar, improvisar, inventar, modificar, adaptar, relacionar y transformar.

Un pensamiento flexible permite a los niños tener facilidad para relacionarse en los diferentes ambientes; es decir, estar en disposición de interactuar y de aceptar a los demás tal y como son. La flexibilidad del pensamiento está constituida por un conjunto de funciones mentales que permiten adoptar estrategias cambiantes o modificar el punto de vista. Como el término implica, no se trata únicamente de aportar la solución a conflictos, sino de tener una mayor adaptabilidad a situaciones nuevas, lo que asegura que los niños sean más felices, manifiesten una mejor actitud ante situaciones nuevas y se sientan menos frustrados a raíz de un posible cambio. 

Lamentamos las molestias.

Realice una nueva búsqueda sobre su interés