Durante mis años como ejecutiva en el mundo de la publicidad pude observar que los creativos, al inventar una campaña, seguían una metodología, creaban analogías, transformaban, mezclaban, descontextualizaban, trabajaban en equipo, combinaban, pensaban de formarelacional... nada que ver con la "nspiración divina". Entendí que mediante su creatividad resolvían de manera más rápida y eficaz distintos problemas. Entendí entonces que la creatividad era una virtud susceptible de ser desarrollada.

Tras el nacimiento de mi hijo Marc constaté en primera persona la capacidad natural creativa de un niño, pero ¿cómo podía yo estimular y potenciar esta creatividad? ¿qué habilidades tenía una persona para afirmar que era creativa? ¿Qué habilidades tenía que enseñar a Marc para potenciar su creatividad? Sabía que un niño desarrolla en sus primeros seis años de vida muchas de las capacidades que marcarán su futuro. Entre estas capacidades está la de CREAR.

Así que después de años de investigación, conversaciones con expertos en educación, psicología infantil y creatividad, diseño, estudio, determinación y mucho trabajo nació LEKKID. Hoy me ilusiona presentarte este proyecto de creatividad y compartir contigo ideas innovadoras.

Núria Torras, fundadora